Con tantos de Federico González y Janson, de penal, el equipo de Victoria se impuso en Córdoba y logró su primer título. Además, jugará la Copa Libertadores pese a estar descendido.

Boca comenzó mejor el partido en el estadio Mario Alberto Kempes. El equipo conducido por Gustavo Alfaro presionaba bien arriba, recuperaba rápido la pelota y no dejaba jugar a los de Victoria. El Xeneize tuvo una clarísima para abrir el marcador y falló, nuevamente, Darío Benedetto. El delantero se escapó solo desde tres cuartos de cancha y su remate se estrelló en la base del palo izquierdo. Iban 15 minutos. Cambiaba todo.

Tigre se acomodó con el paso de los minutos, aunque no llegaba a generar peligro. Sin embargo, en la primera que tuvo marcó: a los 23, Federico González recibió el balón por la derecha, sacó un zurdazo al primer palo que no le debía llevar complicaciones a Esteban Andrada pero al arquero de Boca se le fue por debajo del cuerpo.

Un ratito después, el Matador llevó a dos la diferencia y fue por intermedio de Janson, quien no desaprovechó el penal cometido por Carlos Izquierdoz. ¿Estaba adelantado Federico González en el arranque de la jugada o habilitaba el propio defensor?

Alfaro buscó variantes con los cambios en el segundo tiempo, Boca buscaba el descuento y lo merecía. Lo tuvo Benedetto, pero el cabezazo del delantero se fue afuera.

Tevez estuvo cerca con remate desde el borde del área. Tigre no aguantaba la pelota y no lograba aprovechar los espacios que el Xeneize deja en defensa. Boca iba con todo y Benedetto sumó la tercera oportunidad clarísima para descontar: centro desde la derecha, cabezazo del nueve y la pelota terminó en el travesaño. Increíble.

Boca no tuvo premio a su búsqueda, Tigre aguantó el triunfo e hizo historia en la provincia de Córdoba. El «dale campeón…» sonó fuerte en el Kempes…