El ministro de salud de la provincia, Adrián Pizzi, puso a disposición del gobernador su renuncia al cargo tras las elecciones del pasado domingo en el que Mariano Arcioni fue reelecto para un nuevo período.
Se trató de un gesto de todos los integrantes del gabinete para dejarle las manos libres al gobernador y que éste pueda rearmar su equipo de gobierno una vez ratificado por las urnas.

Sin embargo Pizzi interpretó que por las señales que brindó el propio gobernador, cree que continuará en el cargo.

En tal sentido ventiló que “con el gobernador mantuvimos una reunión y hablamos de los planes para los cuatro años y medio que restan de su mandato, de la continuidad del hospital de Trelew y del mejoramiento en la atención”.

Se deduce que el gobernador no hablaría para los próximos años si estuviera pensando en cambiar el equipo de salud, por lo que Pizzi interpretó que se siente ratificado en el cargo.