El secretario de planificación territorial y coordinación de obras públicas de nación, Fernando Álvarez de Celis, aclaró en diálogo con Radio Chubut que él nunca había dicho que constató “algún delito o corrupción” en el pago de obras durante la emergencia climática que se produjo hace dos años en Comodoro Rivadavia.
Sin embargo insistió que él recibió de parte del vice intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque, dos facturas por un monto total de 60 millones de la empresa FOREVER PIPE S.A por desobturar cañerías cloacales.

La única sospecha es que no se siguió el camino administrativo que garantiza la transparencia por lo que él no siguió con el trámite que le pareció, al menos, sospechoso.

Reconoció además Álvarez de Celis que no le consta que el vice intendente Juan Pablo Luque tenga algún tipo de favor especial para con la empresa y admitió que le correspondía a él hacer el pedido porque era el designado por la municipalidad para atender la emergencia.

“Lo que sí sé es que se pretendía un pago sin constatar que la obra se hizo” insistió Álvarez de Celis quien sostuvo que la misma sospecha corrió para el pago de movimiento de suelo.

Aclaró que lo dicho públicamente a través de los medios lo ratificó con documentación y fotocopia de la factura ante el fiscal Héctor Iturrióz que tomó de oficio el caso y se esperaba que comience a tomarle declaración a otros empresarios.