Bajo esa idea, el penalista Fabián Gabalachis, abogado defensor del ex director de ceremonial de la provincia Oscar «Chito» Alarcón, cuestiona que a su defendido lo acusen de fraude contra la administración pública por haber cobrado dos sueldos, uno en la municipalidad de Trevelin como empleado de carrera y otro en la provincia, como director de ceremonial durante la gestión de Mario Das Neves.

Para Gabalachis su cliente está mal imputado del supuesto delito aunque coincidió con el juez de Esquel, Jorge Criado, quien sostuvo que esas consideraciones se deben ventilar durante el juicio oral y público, rumbo al cual van.
El penalista admite que no correspondía que Alarcón perciba dos sueldos, pero en todo caso la figura sería de falta de cumplimiento a la ley de ética pública que tiene una pena mucho menor que la de fraude.
En todo caso se preguntó cuál es la responsabilidad de los funcionarios de la municipalidad de Trevelin que por omisión, negligencia o lo que sea le estuvo pagando indebidamente a Alarcón por una tarea que no estaba realizando.