En diálogo con la prensa la directora general de áreas temáticas de la subsecretaria de derechos humanos de la provincia, María José Llanes, señaló que tras los hechos ocurridos en los últimos días, se tomarán nuevas medidas como la instalación de cámaras de seguridad, el refuerzo de rondines policiales y la presencia de un sereno en la institución.


Es que en el lugar, había un encargado que presta servicios para la empresa constructora que está realizando tareas en el edificio pero que se ausentó durante un tiempo, lo que permitió la concreción del robo.

Llanes dijo que se está dialogando con esa constructora para establecer las responsabilidades por lo ocurrido en el centro cultural que fue atacado por tercera vez.