La información fue confirmada a Radio Chubut por distintas fuentes vinculadas con la investigación que no dieron más detalles por las características del hecho y para resguardar al menor señalado.
La situación se resolvió ayer, en el transcurso de una audiencia que presidió la jueza de familia 1 de Comodoro Rivadavia, María Marta Nieto.

En el transcurso de la audiencia se dispuso el traslado, lo que no recibió objeciones ni de los familiares del adolescente, ni de los asesores de minoridad.

En la decisión primó el sentido de protección hacia el chico que puede ser víctima de una “pueblada” similar a la que terminó con la vida de José Oviedo, asesinado por una horda a golpes de puño y patadas por algo de lo que no tenía nada que ver.

El fiscal Martín Cárcamo, en diálogo con Radio Chubut explicó que “la circunstancia de que no pueda ser imputado por su edad no quiere decir que no se puedan tomar medidas que de hecho están contempladas, como por ejemplo la internación en un centro especializado e incluso la finalización de la patria potestad”.

Cárcamo aclaró que la investigación sobre el abuso todavía no está cerrada y demandará una serie de medidas antes de que pase al archivo, entre ellas la obtención de pruebas genéticas.

“Nosotros pedimos pruebas genéticas y por unanimidad tuvimos la anuencia de los 3 asesores de familia, que no se opusieron a que se realicen esos peritajes” explicó Cárcamo.

El fiscal admitió además que el joven acusado de la violación no era desconocido por el fuero de familia de Comodoro Rivadavia, que habría intervenido en al menos tres ocasiones por denuncias de “maltrato intrafamiliar” de los que el menor había sido víctima.