Desde que se instauró la democracia aparecen oleadas de cuestionamiento al llamado “fuero de inmunidad” que tienen autoridades electas, jueces y la primera línea de funcionarios del poder ejecutivo, quienes no pueden ser detenidos durante el transcurso de sus mandatos salvo que sean encontrados en flagrancia.


El tema reapareció con fuerza ayer en el transcurso de un debate convocado por el Consejo de la Magistratura quien atendió la denuncia del cuñado de Juan Martín Bortagaray detenido el año pasado cuando aún permanecía en su despacho como ministro de familia.

El cuestionamiento fue porque Bortagaray tenía inmunidad de arresto por ser ministro y tanto el juez que dictó la medida como los fiscales que la pidieron incurrieron en desconocimiento inexcusable del derecho.

En ese sentido sorprendió la postura que asumió el juez Sergio Piñeda, quien frente a los consejeros admitió que se había equivocado y se hizo cargo.

Sin embargo los fiscales no piensan como él y consideran que la detención de Bortagaray se dio en el marco de una causa de corrupción para la cual no opera el fuero de inmunidad que si es aplicable para preservar la libertad de expresión, pero no para salvarse de una medida que puede evitar el entorpecimiento de la investigación.

Así lo manifestó en diálogo con Radio Chubut el fiscal Marcos Nápoli, quien insistió con que Bortagaray estuvo bien detenido a pesar de ser ministro porque está incluido en la causa “revelación” por haber sido presidente del IPV.

Es más, consideró que el propio Bortagaray así lo entendió cuando se presentó al día siguiente de la detención, se ajustó a derecho y declaró lo que tenía que declarar sin ampararse en los fueros.

Sin embargo Nápoli fue más allá y consideró que el artículo de la constitución provincial que habla de los fueros, es en sí mismo inconstitucional porque colisiona con la carta magna nacional que consagra los tratados internacionales en la lucha contra la corrupción y de eso se trata este caso.

Nápoli por otra parte valoró la exposición que realizó el ex juez federal y ex ministro del superior tribunal de justicia quien fue invitado a explicar académicamente el concepto de la inmunidad.

Ahora existe un plazo para que el consejero sumariante brinde un dictámen para que el resto de los integrantes del Consejo decidan qué hacer entre varias opciones que van desde el desistimiento, el llamado de atención, una suspensión o el jury de enjuciamiento.

Nápoli recordó que la causa “Revelación” por la que se investiga el pago de “retorno” de la obra pública está encaminada a elevarla a juicio tras la formal acusación que se está elaborando.

Y no dejó de pasar por alto que el denunciante por la supuesta mala detención de Bortagaray es cuñado del ex ministro, es decir el esposo de su hermana, Patricia Bortagaray, que por ese entonces estaba siendo juzgada por otra causa por la que fue hallada culpable.