La catedral de Notre Dame de París sufre este lunes un gravísimo incendio, que derribó ya su torre más emblemática y parte del techo.

Según los bomberos, el incendio está «potencialmente vinculado» a las obras de renovación del edificio, el monumento histórico más visitado de Europa.

El incendio se declaró cerca de las siete de la tarde hora local precisaron los bomberos.

La policía acordonó la zona y despejó a los numerosos turistas que se encontraban dentro del monumento.

La catedral de Notre Dame es una de las iglesias más reconocidas del mundo, una de las joyas del estilo gótico.

Se edificó entre los años 1163 y 1345, fue reformada durante el siglo XVII dando entrada a elementos barrocos, y de nuevo en el siglo XIX.

En su interior se coronó emperador Napoleón Bonaparte en 1804, se produjo también la beatificación de Juana de Arco, en 1909, y el papa Juan Pablo II ofició una misa en 1980.

La iglesia ya sufrió daños por un incendio en 1871, durante la Comuna de París.