El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, se opuso a que el gobierno provincial le pague los alrededor de 3.800 millones de pesos a CAMMESA por deudas que contrajeron las cooperativas de servicios públicos, sobre todo de la costa chubutense.

Se mostró totalmente en contra del intento porque “es dinero que debe ser invertido en obras para las comunidades” que, en el caso de Esquel implica entre otros módulos carcelarios, refacción de escuelas y trabajos viales; enumeró.

Recordó que del global que se le debe a las cooperativas, la “16 de Octubre” que le presta a Esquel y a Trevelin los servicios apenas llega al 2% por lo que considera injusto que se los involucre en lo que denominó “el desmanejo” del resto que “hicieron macanas que ahora hay que pagar”.

También atendió al sindicato de luz y fuerza que se queda con el 18% de los aportes que terminan pagando los usuarios cuando otros sindicatos, como comercio, perciben solamente el 3%.

“De acuerdo al seguimiento que hace la municipalidad, la cooperativa nuestra tiene dos problemas que son el convenio colectivo de trabajo y el servicio de sepelios que no es obligatorio” enumeró.