Lo aseguró el subsecretario de coordinación financiera de la provincia, Luis Tarrío, en diálogo con radio Chubut.

Le respondió así a la pre candidata a vice gobernadora Claudia Bard, quien acompaña en la boleta a Carlos Linares.

La joven esta mañana había asegurado que el gobierno de Arcioni es un alumno aplicado del ajuste que a nivel nacional hace la gestión presidencial de Mauricio Macri.

“Son declaraciones sin sentido” retrucó el contador Tarrío quien aprovechó para recordar que fue la gestión de Mariano Arcioni la que incorporó a la planta de personal estable a cerca de 2000 empleados que estaban precarizados.

Tarrío reconoció que existieron dificultades económicas que obligaron a ajustar las cuentas públicas para salir de un déficit mensual de entre 700 y 800 millones de pesos, lo que se logró con mucho esfuerzo para tener hoy un “delicado equilibrio” de las cuentas públicas que permitió regularizar el pago de salarios.

El funcionario reconoció que tuvieron dificultades este mes para pagar los sueldos porque se debió hacer frente al reajuste jubilatorio que significaron 200 millones extra que no estaban previsto erogar y por eso se privilegió el pago de los jubilados y los activos del poder ejecutivo primero, para terminar de pagar a principio de esta semana a los trabajadores del poder judicial y legislativo.

A esto se sumó el aumento de los sueldos acordados en paritaria, una mayor asignación familiar y el incremento en la ayuda escolar.

También Tarrío advirtió que la trepada del dólar afecta directamente a las cuentas públicas porque hay deuda tomada en esa moneda y si bien se puede compensar por el lado de las regalías petroleras, los beneficios de esta última se notan varios días después, en tanto la devaluación tiene un efecto inmediato.