Así lo definió el ministro de gobierno del Chubut, Federico Massoni, ante las furibundas críticas del diputado Alejandro Albaini que era ultra oficialista hasta hace un par de semanas y pasó a ser un tenaz opositor.
Para Massoni ese cambio de actitud tiene como única explicación que Albaini se quedó afuera de las listas y actúa por despecho y resentimiento.
También habló de la actitud que ayer asumió el diputado Jerónimo García, presidente del bloque oficialista, que se presentó a la sesión y mocionó por cuenta propia a una contadora para ubicar en el tribunal de cuentas, lo que fue aprobado por el resto.
“Eso es por lo menos desprolijo porque podría haberle consultado al gobernador” explicó Massoni quien prefirió no abundar en mayores calificativos.
Sin embargo se mostró sorprendido por la imprevista aprobación del presupuesto que “habíamos pedido el año pasado” y que como no salía debieron reconducir el que estaba, con lo cual ahora provocan todo un trastorno administrativo.
Al respecto Massoni interpretó que se trata de otro intento de poner “todo tipo de trabas, inconcebibles y hasta infantiles para mellar la imagen del gobernador Mariano Arcioni”.