En diálogo con Radio Chubut, el presidente de esa organización que nuclea a los cuarteles de bomberos de la provincia, Gastón Alcucero, recordó que la deuda se arrastra desde hace 5 años.
La misma afecta principalmente a los cuarteles del interior provincial que no cuentan con financiamiento local que les permita el desarrollo de actividades.

Es por ello que tras varias reuniones con representantes del gobierno, se llegó a un compromiso que permite avizorar el pago en los próximos días.

Alcucero señaló que la deuda actual que mantiene el gobierno con los cuarteles es de 3 millones 672 mil pesos.

Recordó en ese sentido que en febrero del año pasado, el gobierno había pagado un millón y medio del total, por lo que se espera que en los próximos días se abone el resto de lo adeudado.

En aquel entonces varios cuarteles percibieron la parte que les correspondía con lo cual serán las asociaciones restantes las que ahora cobren los cerca de 200 mil pesos que le corresponden.

El dirigente se refirió en este contexto al proyecto de ley por el cual se busca que los cuarteles de la provincia se financien a través un porcentaje del presupuesto provincial quedando de esta manera por fuera del esquema de subsidios.

Según explicó, la idea original era que las asociaciones percibieran el 0,55% del cálculo anual, pero el gobierno no estaría en condiciones de aportar ese monto.

Es por ello que se negocia un porcentaje menor que podría ir en crecimiento durante los años siguientes a la aprobación.

Alcucero sostuvo que el funcionamiento de las asociaciones de bomberos voluntarios de la provincia implican un costo operativo que va, incluso más allá del tema de equipamiento y que está relacionado con la parte administrativa que exige la ley.

Es por ello que en muchos casos se recurre a la organización de eventos para recaudar fondos que tampoco alcanzan para sostener el trabajo de los cuarteles.

Finalmente el presidente de la Federación de Bomberos Voluntarios sostuvo que el tratamiento de la ley ya fue acordado por los legisladores de los diferentes bloques con los que se reunieron durante el año pasado.

Y también, recientemente, él mismo se habló con el gobernador Mariano Arcioni quien le prometió que no vetaría la ley, una vez que ésta sea sancionada, y acordado el porcentaje de erogación.