El juez penal de Esquel Martín Zachino ordenó a 85 pobladores de Epuyén a practicar un aislamiento obligatorio por el término de 30 días para evitar nuevos casos de hantavirus.

Zachino hizo lugar a la presentación que en ese sentido había realizado ayer el ministro de Salud de la Provincia Adrián Pizzi para “cortar la cadena” de contagios de la enfermedad.

“El aislamiento respiratorio de aquellos que han tenido contacto con casos positivos de hantavirus es lo que puede evitar nuevos casos”, afirmó el ministro Pizzi en diálogo con Radio Chubut.

Pizzi fundamentó su pedido a la Justicia, ya que en Epuyén se constató que algunas personas “se negaron a realizar el aislamiento preventivo”, hecho del que dieron cuenta los propios vecinos de la localidad.

“Es la única manera de parar el brote”, añadió Pizzi, quien dijo que el aislamiento de las 85 personas tendrá una duración de 30 días.

El ministro aclaró que infringir la orden del juez “será cometer un delito previsto en el Código Penal que sanciona la transmisión de enfermedades”.

Pizzi reforzó la importancia del aislamiento al señalar que dos de las personas que se encontraban en esta situación desde ayer se transformaron en casos sospechosos de hantavirus.

No descartó la posibilidad de trasladar enfermos a otros hospitales de la Provincia porque el hospital de Esquel ayer tenía la capacidad colmada de la terapia intensiva.

Hasta el momento se declararon 26 casos positivos con nueve personas fallecidas, en tanto un niño que se encontraba internado en la terapia intensiva de Bariloche “fue dado de alta y su madre está con signos de recuperación”, informó el ministro de Salud.