El intendente de El Maitén, Oscar Currilén se refirió a la situación de las localidades de la comarca andina, afectadas por el brote de hantavirus.
Dijo en ese contexto que la fiesta del Tren a Vapor quedó suspendida y que al igual que otras comunas que han tomado una decisión similar, se solicitó un decreto del gobernador para quedar cubiertos ante el Tribunal de Cuentas.

Es porque desde los municipios ya se realizaron desembolsos para el pago de artistas y logística y esas erogaciones deben ser rendidas anualmente.

Currilen se lamentó por el impacto que tiene el brote de la enfermedad que, además de las pérdidas humanas, tiene consecuencias en la actividad económica de la zona que afecta al turismo, el comercio y la producción local.

El intendente aclaró sin embargo que en la reunión de este jueves no se pidieron aportes económicos al gobierno y tampoco lo harán por el momento.

Se mostró claramente preocupado por el brote de la enfermedad que ha provocado la caída de reservas en esta temporada de verano.

“Se puede ir a la comarca, pero no se pude obligar a los vecinos a que así lo hagan” señaló el intendente quien adelantó que se trabajará en un plan de contingencia para afrontar la situación.

En El Maitén se registraron dos casos de la enfermedad, confirmó Currilen quien explicó que las personas afectadas están aisladas.

Sostuvo que es necesario hacer un trabajo intenso desde el área de salud mental y agregó que hay en la comunidad “una psicosis muy grande” por la presencia del virus.