La Legislatura del Chubut debió suspender la sesión que se desarrollaba pasado el mediodía a raíz de una amenaza de bomba que se recibió apenas unos minutos después de comenzado el cónclave en mesa de entradas.
Así lo confirmó a Radio Chubut el comisario General Miguel Gómez, quien indicó que desde un número telefónico que ya se encuentra en manos de los investigadores y del ministro de gobierno, Federico Massoni, se anunció que había un artefacto explosivo en el edificio “a punto de estallar”.

De allí que se da intervención a la Brigada de Explosivos y se activa el protocolo previsto para este tipo de situaciones, para lo cual se desalojó la Legislatura.

Si bien posteriormente se comprobó que no existía bomba alguna, el presidente de la cámara, José María Grazzini, decidió suspender la sesión.

Ya durante la mañana la Jefatura de Policía había dispuesto un fuerte dispositivo de seguridad ante la presencia afuera del edificio de los manifestantes del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA) y del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA).

Gómez precisó que si bien estaba previsto lo contrario, no se permitió el acceso de los manifestantes al recinto, y por ello desde afuera autores desconocidos hicieron estallar una bengala que contenía una bomba de olor que afectó a una de las gradas inutilizándola.

Finalmente se habilitó la grada B que está ubicada arriba del sector de periodistas, por lo que algunos manifestantes fueron autorizados a presenciar la sesión que, al final, duró unos pocos minutos.