Lo reconoció en diálogo con Radio Chubut el intendente de esa localidad cordillerana, Antonio Reato, quien describió como “extraño” al fenómeno porque todos los años hay 1 o 2 afectados por hantavirus que se recuperan por sus propios medios, pero no hay muchos antecedentes que involucren a cinco casos confirmados como ocurrió ahora.

Los enfermos por la afección pulmonar que produce el virus, entre ellos la chica que falleció el fin de semana, provienen de familias distintas y tuvieron en común que asistieron a un cumpleaños que se realizó en un salón de eventos que sería el ámbito del contagio.
Sin embargo Reato dejó en claro que el salón es utilizado con mucha habitualidad y siempre se encuentra en óptimas condiciones de limpieza, lo que hace todavía más extraño el fenómeno porque el portador del virus es el ratón colilargo, muy común en la cordillera, que elige como hábitat a lugares no frecuentados y poco limpios.
Reato aseguró que hay más víctimas por accidentes de tránsito que por casos de hantavirus.
Y de paso valoró el trabajo de los sanitaristas que realizan la actividad para controlar la endemia que incluye por estas horas una campaña de desmalezamiento y limpieza en inmediaciones de las viviendas de las familias afectadas por casos.