Se trata del joven de 22 años que fue asesinado durante la mañana del 25 de diciembre, cuando cerraba la jornada por los festejos de navidad.
Cuando la policía llegó al lugar se encontró con el cuerpo sin vida de Ibáñez tendido en la calle en un charco de sangre con varias puñaladas, según se informó oportunamente.

Esta mañana visitaron los estudios de Radio Chubut familiares y amigos de la víctima fatal.

Se quejan porque el imputado del delito es un menor de 17 años y temen que se le cargue a él la responsabilidad del crimen por ser inimputable y así salvar a los mayores que participaron de la refriega y que deberían estar tras las rejas.

Así lo expuso Rocío Johnson, amiga del joven fallecido, quien reveló que cuentan con videos que tomó una vecina de la casa donde se produjo el enfrentamiento, con imágenes que identifican claramente a los autores de la refriega que terminó con la vida de Gustavo.

El joven ultimado habría ido al barrio para comprar bebidas alcohólicas en una vivienda dedicada a la venta clandestina, tras lo cual comenzó el enfrentamiento por cuestiones que no están claras.

El hermano de la víctima, Saúl Ibáñez, explicó que el joven no vivía en el lugar donde lo mataron sino a varias cuadras de allí y que todo habría comenzado por discusiones de momento.

El joven presentaba varias heridas de arma blanca y un golpe con un efecto contundente en la cabeza que no creen que haya sido propinado por el menor detenido sino por más personas.

Por eso piden justicia y organizan una marcha para la semana próxima.