Un peón rural murió degollado este jueves cuando se dirigía en moto rumbo al establecimiento ganadero en el que cumplía funciones en la meseta, sin percatarse que había una cuerda atravesada en su camino con la que topó su humanidad a la altura del cuello y pereció en el acto, confirmó el fiscal Jorge Bugueño, que interviene en el caso.
“Es un episodio de características muy confusas pero la mecánica es la de una persona que no percibe a la altura de un guardaganado una cuerda con la que choca y se produce el resultado fatal” explicó el fiscal Bugueño en diálogo telefónico.

El miembro del ministerio público fiscal tiene sede en Puerto Madryn pero dirige por cuestiones de jurisdicción la causa que en esta etapa lleva adelante la policía del Chubut, cuyos efectivos se abocaron durante toda la jornada de hoy a entrevistar testigos y convocar al área de criminalística para establecer la mecánica de la fatalidad.

La víctima fue identificada como Víctor Hugo Martínez, de 30 años, mensual del establecimiento ganadero “La Gloria” ubicado a unos 20 kilómetros de Gastre.

La motocicleta en la que se conducía Martínez quedó a 40 metros del lugar del impacto mientras que el occiso, quien habría muerto en el acto, fue encontrado a 12 metros con la soga en su cuello, en cercanía de los postes a los que arrancó de sus bases producto de la tensión que ejerció la cuerda empujada por el cuerpo.

Los policías que intervinieron en el lugar acreditaron que Martínez no vio la soga que estaba extrañamente tendida a la altura de sus manos con la que sostenía el volante, pero producto de la velocidad la cuerda trepó hasta la altura del hombro y se trabó en el cuello por lo que el hombre murió “descogotado” según describieron gráficamente.

En el lugar dirige las investigaciones el subcomisario Oscar Peña, jefe de la comisaría Gastre.