La Legislatura de la Provincia aprobó por mayoría una ley que derogó los decretos de convocatoria a elecciones para los meses de marzo y mayo del año próximo y colocó en un gran signo de interrogación el proceso electoral en Chubut.
La norma fue aprobada por 16 legisladores de los bloques Frente para la Victoria, Cambiemos, Frente de Agrupaciones y el diputado oficialista Mario Mansilla.

La iniciativa provino del diputado de Cambiemos Eduardo Conde, quien reiteró que los decretos 1007 y 1009 firmados por el gobernador Mariano Arcioni “son inconstitucionales” y afirmó que las normas dictadas “avanzaron sobre facultades de la Legislatura”.

El diputado radical ratificó el “rol de contralor” que tiene la Legislatura sobre los actos administrativos que provienen del Ejecutivo.

La respuesta provino del presidente del bloque de Chubut Somos Todos Jerónimo García, quien aseguró que los decretos de convocatoria a elecciones provienen de la autonomía provincial y de facultades que le son propias al Gobernador.

Tras varias intervenciones de otros legisladores finalmente el proyecto fue transformado en ley por 16 votos contra 6 de legisladores oficialistas.

Previamente también la oposición había logrado sancionar una ley que fija la realización de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la Provincia del Chubut “el segundo domingo de agosto” y que incide directamente en un futuro calendario electoral.

La propuesta fue fundamentada por el diputado Blas Meza Evans en la necesidad que las elecciones deben ser “transparentes y dar certezas a los partidos políticos en cuanto a fechas”.

Para Meza Evans la ausencia de un Código Electoral en Chubut “hace incurrir en errores al Poder Ejecutivo a la hora de creer que puede fijar la fecha de elecciones a su antojo”.