En diálogo con Radio Chubut esta mañana, el gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, criticó por igual a radicales y kirchneristas que al parecer dejaron “la grieta” que tantos los separa a nivel nacional por un acuerdo para subvertir el orden institucional colocando en la línea sucesoria a un diputado de la oposición.
Visiblemente molesto, Arcioni acusó a los diputados de la mayoría del Frente para la Victoria de haber transformado a la legislatura del Chubut en “una unidad básica”.

Y a los diputados del radicalismo que se aliaron con el Frente para la Victoria los enfrentó abiertamente, preguntándose porqué hablan de cambiar en la nueva sigla que adquirieron como denominación, tras lo cual ironizó con un “cambiemos de qué” si tienen los mismos vicios de la vieja política.

Tras calificar que lo ocurrido en la legislatura fue una “barbaridad” y una “actitud golpista”, Arcioni ratificó que vetará las dos leyes que sancionaron los diputados y aseguró que no teme que la situación se judicialice pero él insistirá con el llamado a elecciones para el 17 de marzo, fecha de primarias y 19 de mayo para las generales.

Acusó a las bancadas opositoras de poner permanentes palos en la rueda desde el principio de su gestión a la que logró enderezar a pesar de las dificultades.