La secretaria de minería de la nación, Carolina Sánchez, llegó a la provincia para mantener una reunión de trabajo con los intendentes de la meseta interesados en que se habiliten proyectos mineros.

El encuentro con los intendentes se desarrolla en la localidad de Telsen, lugar que ya fue visitado por el ex secretario de energía de la nación Juan José Aranguren con el mismo fin.

“Conozco la provincia del Chubut pero es la primera vez que recorro la meseta, de la que estoy al tanto de todo su potencial minero y me reúno con los intendentes porque sé del interés que tienen en avanzar con los proyectos de desarrollo” explicó Sánchez en diálogo con radio Chubut hoy.

La funcionaria puso en valor el encuentro con los jefes comunales de Paso de Indios, Paso del Sapo, Gan Gan, Gastre, Lagunita Salada, Telsen y Las Plumas; que fueron los organizadores del encuentro.

Al respecto recordó que “en la conferencia de Río surgieron varios principios para el desarrollo sustentable y uno de ellos es el de subsidiaridad, por el que las decisiones en materia social y de desarrollo se deben tomar lo más cerca posible de donde se ejercerá el proyecto, por eso es importante la opinión de los intendentes”.

Consultada sobre la prohibición que se ejerce sobre la actividad, la secretaria de minería de la nación consideró que “negarnos al desarrollo es un gusto que no podemos darnos” aunque admitió los temores sobre daños ambientales que puedan producirse porque “se cometieron errores de los cual se aprendió”.

La funcionaria recordó que su cartera cuenta con información de la proyección que tiene este distrito recordando que “a través del servicio geológico minero argentino, conozco muy bien el potencial minero en el contexto de un país rico en minería, con 23 provincias mineras que no solo se remiten a los grandes emprendimientos metalíferos”.

En su charla con radio Chubut pidió que se habilite la actividad minera en la provincia sin dejar de reconocer que “debe existir control por parte del estado que debe estar para gestionar la minería en un contexto en el que hay que remontar una imagen negativa porque a lo mejor las cosas no se hicieron del todo bien”.

Recordó que las empresas, sobre todo las de origen internacional, cuentan con estándares propios muy exigentes para con el medio ambiente, porque en ello va también su prestigio.

“No se puede mirar a la actividad minera como hace 20 o 30 años atrás porque la tecnología cambió y además porque las propias empresas aplican estándares ambientales muy rígidos que en muchos casos son más exigentes que la propia legislación vigente en los países donde se aplican”.