Lo confirmó la directora de turismo de la municipalidad local, Mónica Montes Roberts, aunque el dato no sorprende porque desde hace más de dos meses las reservas estaban cubiertas por el encuentro nacional de mujeres.
La presencia masiva de visitantes hace insignificante las 1.400 camas que tiene la ciudad para recibir a visitantes, de allí que se debieron improvisar escuelas como hospedaje e incluso aceptar que muchas viviendas particulares reciban a las participantes como única manera de albergar a todas.

La funcionaria municipal pidió a la población una dosis de paciencia extra frente a los inconvenientes que muy probablemente se produzcan, sobre todo por la demanda de servicios que hará más difícil la vida cotidiana en los próximos tres o cuatro días.

Tras hacer algunas recomendaciones, la titular de turismo de Trelew exhortó a que se tenga una mirada positiva sobre el encuentro que reportará muchos beneficios no solo para la ciudad, sino también para toda la comarca, porque habrá un alto nivel de consumo y una rica cartelera de talleres educativos, formativos y culturales.

Montes Roberts admitió que muchos vecinos tienen temor por los desmanes que puedan producirse, sobre todo por los antecedentes de los encuentros más cercanos realizados en Chaco y Rosario que terminaron con actos de vandalismo.

Sin embargo la funcionaria reconoció que se entrevistó con sus colegas de ambas localidades para saber qué pasó y se encontró con la respuesta de ambos respecto a que en realidad quienes protagonizaron los incidentes son un grupo de no más de 50 personas, es decir un número insignificante frente a la gran cantidad que participa.