Fue en la madrugada de este jueves, cuando el propietario de una vivienda ubicada sobre la calle A. P. Bell al 1300, volvió a su casa luego de haber estado ausente desde horas de la tarde y se percató que su auto estaba baleado.
Se trata de un Chevrolet Onix, que siempre está estacionado frente a su vivienda, que presentaba dos impactos de arma de fuego en su chapa patente.

Al llegar al lugar, el Área de Criminalística confirmó lo denunciado y encontró en los alrededores un plomo de arma de fuego.

El damnificado le manifestó a la policía que no sabe lo que pudo haber pasado, ya que no tienen problemas con nadie.

Así lo confirmó el Comisario Mayor Ariel Gonzalez, Segundo Jefe de la Unidad Regional de Trelew.