Lo confirmó en diálogo con Radio Chubut el Comisario Mayor Víctor Acosta, Jefe de la Unidad Regional de Puerto Madryn.
Se trata de Pablo Córdoba, quien había sido beneficiado por la Jueza de la ciudad del golfo, Patricia Reyes, con la prisión domiciliaria ya que su defensora había pedido la morigeración de la medida de coerción porque a su defendido había que realizarle un enema por estar constipado y, tras las rejas, no era un lugar adecuado para la práctica.

Otro de los argumentos para el pedido de la defensa era que el detenido sufría maltrato psicológico por parte de sus compañeros de celda por el estado intestinal en el que estaba.

Luego de que la magistrada le otorgara ese beneficio y que fuera recibido por una amiga, ya que ningún familiar quería recibirlo en su vivienda, Córdoba se fugó, por lo que era intensamente buscando por la policía.

Según confirmó Acosta, Pablo Córdoba fue detenido este jueves por la tarde, a las 17:30 horas en la vía pública, en el Barrio Presidente Perón, por la División de Investigaciones, luego de un trabajo de inteligencia que los llevó hasta la casa de otro conocido por la policía al que el prófugo visitaba asiduamente.

El sujeto en cuestión estaba detenido por el delito de “robo doblemente agravado por ser en poblado y en banda con el uso de arma de fuego”, según detalló el Comisario Mayor, cometido el pasado 2 de agosto en un comercio de Puerto Madryn.