Luego del triunfo ante Bélgica, el seleccionado galo se clasificó a su tercera final de Copa del Mundo, tras las de 1998 y 2006.

Con el triunfo ante Bélgica por 1-0, Francia jugará por tercera vez en su historia una final de Mundial, junto con las de 1998 y 2006, convirtiéndose así en el equipo que más finales jugó en los últimos 20 años.

De local en 1998, un seleccionado galo comandado por Zinedine Zidane y Youri Djorkaeff se consagró campeón por primera vez en su historia, con un contundente 3-0 con dos goles de Zizou y uno de Emmanuel Petit.

Su segunda cita en un partido final de Copa del Mundo fue en Alemania 2006, nuevamente con el liderazgo futbolístico de Zidane, aunque sin la misma suerte tras caer derrotados por penales ante Italia por 5-3, luego de igualar 1-1 en los 120 minutos.

Así, el combinado dirigido por Didier Deschamps -capitán y referente del equipo campeón en 1998-, se encamina a su tercera final en 20 años, a la espera del rival que saldrá mañana del partido entre Inglaterra y Croacia.