El diputado del Frente Para la Victoria, Javier Touriñán señaló que la Legislatura provincial deberá darle “un corte” al conflicto que mantiene con los empleados de la casa, por el reclamo de un porcentaje de aumento que quedó sin pagarse correspondiente al aumento acordado en el 2017.

Aseguró que hay que tener en cuenta que “hay otros poderes que han tenido o reclaman por los empleados legislativos. Y sacando a todo el personal político que requiere la APEL, se podría destrabar el conflicto”.

“Algo que no puede suceder es que el poder legislativo no pueda funcionar por un reclamo de esta naturaleza”, criticó Touriñán.

Touriñán indicó que la Legislatura no puede sesionar en otro lugar dado que “hay instancias que son necesarias darse, por ejemplo, más allá del sonido y los taquígrafos que pueden suplirse, el traslado de expedientes tiene que hacerlo personal de la casa por si se pierde algo en el camino”. Asimismo recordó que “cuando se ingresa un tema en orden de preferencia, o se presenta un proyecto, cuando lo toma la secretaria legislativa, pasa por mesa de entrada y se conforma un expediente. Al no haber personal, es imposible que eso suceda”.

Sobre el proyecto del bloque que plantea la creación de un fondo extraordinario para asistir al Estado en la emergencia, el diputado explicó que “la idea es que el proyecto tome estado parlamentario y pase a comisiones”.

En tal sentido aclaró que “es un proyecto que ingresa y no debería de causar resquemor porque tienen el tratamiento ordinario que cualquier otro tipo de proyecto. Como abarca temas presupuestarios y tributarios no puede ser tratado en la misma sesión que ingresa”.