El ministro de economía de la provincia, Alejandro Garzonio, reconoció que no pueden mejorar la oferta salarial hecha a los gremios en el último encuentro y que será imposible, bajo estas condiciones, subir la vara durante la paritaria convocada para el próximo lunes.
“En las paritarias se termina discutiendo salario y no hay forma de aumentarlo con los recursos disponibles” se sinceró el titular de la cartera económica del Chubut.
Garzonio informó que realizó durante toda la jornada de hoy febriles negociaciones en la sede del ministerio del interior para lograr la refinanciación de 940 millones de pesos a través del fondo fiduciario y aplazar hasta fin de año vencimientos de créditos otorgados a través de letras de tesorería.
También tramita en esa misma repartición una ayuda extra de nación para hacer frente al pago de 850 millones de pesos del medio aguinaldo que estaría confirmado en su cancelación para la primera semana de julio.
El funcionario insistió con que es imposible hacer frente a las demandas salariales y admitió que el gran agujero fiscal radica en la planta de personal que pasó de ser de 28.000 empleados en el 2007 a más de 44.000 en la actualidad.
Desmintió que haya pensado en presentar la renuncia, tal como se publicó en un medio gráfico de la zona, y adjudicó esas versiones a intereses económicos y políticos.
“Son una mezcla de las dos cosas” opinó, tras ratificar su permanencia en el gabinete y asegurar que cuenta con el apoyo del gobernador Mariano Arcioni.