El juez de garantías Sergio Piñeda presidió este miércoles la audiencia desarrollada en la sala de situación del Superior Tribunal de Justicia.
En ese marco, fueron imputados por distintos cargos Jorge Godoy, Rubén Reinoso, Cristian Guisande, Darío Correa y Giuliana Mc Leod.
En el marco de la presentación realizada por el ministerio público fiscal, Alex Williams describió de qué manera Giuliana Mc Leod y Darío Correa, cuñada y hermano del ex subsecretario de la Unidad Gobernador adquirieron la empresa SEPAT, cuyo dueño encubierto era el funcionario.

El fiscal describió asimismo que la empresa SEPAT estaba bajo la responsabilidad de Daniela Souza, ya que ambos titulares de la compañía residen fuera de Chubut.
Y dijo que era la mujer quien presentaba órdenes de compra ante la dirección de ceremonial y protocolo para la organización de eventos.
Esos trabajos y sus pagos, eran autorizados por el mismo subsecretario Diego Correa, explicó el fiscal.

Por último, Williams habló también sobre la compra de dos costosos rodados que la empresa SEPAT, compró a poco de haber sido adquirida por Mc Leod Y Correa.
Según surge en la investigación, la titular de la compañía gestionó cédulas de autorización para conducir esos mismos rodados a nombre de Diego Correa, Diego Luthers y Natalia Mc Leod.

En tanto, el jefe de la unidad especial de investigaciones de delitos contra la administración pública, Omar Rodríguez, se refirió a las imputaciones de Rubén Reinoso y Cristian Guisande.
En ese sentido, el fiscal manifestó que el rol de Reinoso era el de dar fundamento a la necesidad de refacción de las viviendas oficiales y direccionar la contratación directa para esas obras hacia la empresa de Diego Correa, Dual Core.
En tanto, la función de Cristian Guisande era la de realizar los informes sobre el estado en el que estaban esas casas para justificar los trabajos, fraguando esos escritos en los que se detallaban los mismos deterioros en cada una de las viviendas.

El fiscal mencionó también que en dos oportunidades la operatoria tuvo resultado.
Según consta en la investigación, la empresa Dual Core recibió en su cuenta corriente dos depósitos que superan el medio millón de pesos.-

Por último, Rodríguez describió que Reinoso iniciaba el circuito de esta defraudación, presentando un informe sobre la situación de las viviendas, a las que sólo les cambiaba la numeración.
El segundo paso era la intervención de Cristian Guisande quien era el responsable de hacer la inspección de las viviendas y justificando la realización de las reparaciones.
“En todas las casa había que hacer el mismo arreglo, todas tenían el mismo desperfecto y en los informes se respetan hasta los puntos y las comas”, sostuvo el fiscal en su presentación.
Sobre Reinoso y Guisande, la fiscalía solicitó la imputación del delito de “defraudación a la administración pública en carácter de coautores”.

El último de los imputados en la audiencia de este miércoles es el maestro mayor de obras Jorge Godoy.
El fiscal Omar Rodríguez señaló que su participación está relacionada con la construcción de la costosa vivienda de dos plantas con pileta de natación y tres dúplex aledaños en un predio de Playa Unión que resulta ser propiedad de Diego Correa.
El maestro mayor de obras conocía esta situación, más allá de que el terreno estaba nombre de una tercera persona y fue él mismo quien realizó gestiones ante el municipio capitalino y la cooperativa de servicios públicos como apoderado.
A Godoy se le imputó el delito de “enriquecimiento ilícito en carácter de partícipe necesario”.-