Lo anunció hoy Diego Martínez Zapata en diálogo con radio Chubut, argumentando razones de decoro y basándose en una acusación que hizo el diputado del Frente para la Victoria contra él.

“Me tuve que vindicar ante la justicia por una acusación que hizo un diputado que me señaló por estar de los dos lados del mostrador” ensayó el fiscal como excusa.

En el reportaje concedido a radio Chubut, admitió que muchos de los investigados en las causas por perjuicios contra el estado eran personas con las que comía asados y así fueron fotografiados y expuestos en las redes sociales.

Pero más allá de ese dato, el fiscal de estado considera que cualquier gesto, o comentario, u opinión contraria a la marcha de la investigación, lo harían incurrir en sospechas permanentes que quiere evitar.

Por tal razón la causa quedará en manos del fiscal adjunto, Christian Martínez, explicó Martínez Zapata quien a su vez le encomendó la tarea a Daniel González.