Es producto de las bajas que se han dado en las últimas semanas en el sector de la construcción.
La preocupación fue expuesta por el intendente cordillerano, Sergio Ongarato, al ministro de gobierno Marcial Paz, con quien se reunió el último viernes en Esquel.
En diálogo con este servicio informativo, Marcial Paz, reconoció que el intendente planteó la necesidad de una ayuda social para los trabajadores que han quedado sin sostén económico, lo que será analizado por la provincia.
“Hemos acordado empezar a trabajar en un programa de trabajo social para sostener a los trabajadores que están atravesando una situación complicada”, explicó.
Según lo manifestado en el encuentro, se trataría aproximadamente de unas 70 personas quienes han perdido sus fuentes de trabajo, en su mayoría del sector de la construcción.
El ministro de gobierno aseguró que “nos pondremos a trabajar en la coyuntura, analizar una ayuda social; pero queremos que los compañeros tengan la posibilidad de tener un trabajo”.