El Rojo recibirá al conjunto brasileño desde las 21 por la primera final entre el ganador de la Sudamericana y la Libertadores. La vuelta se jugará el miércoles que viene en Porto Alegre.

A partir de las 21, bajo un clima cargado de entusiasmo, se dará inicio a una llave que funcionará de desempate. El campeón de la Copa Libertadores y el de la Sudamericana, dos gigantes del continente, se cruzarán en una serie que promete un duelo volcánico. El Rojo, que se impuso en 1984 (1 a 0 en Brasil, 0-0 en la Argentina), y Gremio, que ganó en 1996 (por la Recopa, 4 a 1, en Japón), volverán a verse en una instancia definitoria tras 22 años. Independiente, de la mano de Ariel Holan, recuperó su ADN y, durante 2017, se convirtió en uno de los mejores equipos de América. En la final de la Sudamericana lo demostró al imponerse sobre Flamengo. El de Renato Gaúcho, en tanto, consiguió el título más importante del continente al derrotar en la final a Lanús. Hoy se sacarán chispas.