Se trata de personas que habían adquirido los terrenos a través de diversas organizaciones gremiales, en algunos casos hace siete años, con el compromiso de que el Instituto Provincial de la Vivienda licitaría los barrios para construirlos en un plazo de tres años.
En algunos casos la licitación se concretó, pero las obras están paradas, y en otros ni siquiera se abrió el proceso licitatorio, por lo que los adjudicatarios realizaron una protesta esta mañana en la sede del IPV en Rawson.
Así lo explicó Valeria Landero, una de las beneficiarias del Barrio 33 Viviendas del Sindicato de Empleados Municipales de Trelew.
Landero aseguró que a pesar de haber cumplido con todos los requisitos pedidos por el IPV, ahora quieren que vuelvan a presentar los papeles, pero ante el Banco Nación, a fin de pedir un crédito hipotecario, según la nueva modalidad impulsada por el gobierno nacional.

Landero especificó que en el caso de los terrenos pertenecientes al Barrio 33 viviendas cada beneficiario pagó, hace siete años, 50 mil pesos, a través del Sindicato de Empleados Municipales de Trelew.
Si bien las casas debían construirse en tres años, ya pasaron siete y todavía no tienen las viviendas, y algo similar ocurre en el caso de otros gremios.

En tanto Claudia Pailacura, que representa una de las 48 familias que adquirieron terrenos a la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles, aseguró que en ese caso la licitación ya había sido realizada, pero ahora les quieren aplicar los nuevos requisitos de Nación, a través de un crédito bancario, al que muchos no están en condiciones de acceder.

En una situación similar se encuentra Rosa Cuello, una de las compradoras de un terreno a la Mutual 10 de abril del Sindicato Unidos de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines, quien indicó que los lotes fueron adquiridos en el año 2013, con la promesa de que se avanzaría en la construcción desde el IPV.