El presidente del Tribunal Oral Federal, Enrique Guanziroli dialogó este viernes con la prensa y realizó un balance positivo sobre la tarea.

En ese marco adelantó que para la semana que viene se prevé no solo el aporte de más testigos sino también una visita a la pesquera en Puerto Madryn para tomar conocimiento detallado del lugar donde ocurrió el hallazgo de los más de 100 kilos de cocaína.

“La semana que viene habrá más testigos y será más intensa”, adelantó el magistrado al repasar lo ocurrido en estos primeros cinco días de trabajo.
Se refirió además a la droga secuestrada, al indicar que los más de 100 kilos se encuentran resguardados en el tesoro del Banco Nación en la ciudad de Comodoro Rivadavia y que hasta Rawson se trajo sólo una parte a modo ilustrativo.

Por último, el Juez Federal no descartó que el narcotráfico haya abandonado este tipo de modalidad, en el que se utilizan para el traslado, las plantas pesqueras.
Recordó además un juicio de similares características en el que actuó el TOF, en la década del 90, en la provincia de Santa Cruz.

En tanto, Fabián Gabalachis, abogado de Omar “Cura” Segundo, imputado en esta causa, aseguró que también se trató de una primera semana auspiciosa para su defendido.
En ese sentido señaló que lo único que se ha podido confirmar, y que ya era una certeza, es que su representado tenía acciones en la planta.
Manifestó asimismo que todos los testigos coincidieron en que Segundo no tenía participación activa en la pesquera donde ocurrió el secuestro de los estupefacientes.

Gabalachis dio detalles de las diferentes empresas en las que Segundo tenía participación y reiteró que el imputado no tenía injerencia en la cuestión administrativa ni operativa de Poseidón.

El abogado destaco como un elemento para la defensa de su cliente, la actitud que éste tuvo al momento en que fue hallada la droga en las cámaras de frio de la pesquera.
Recordó que Segundo llegó a la planta junto con la policía y que se mostró cooperativo en el procedimiento.

Por último, el letrado aseguró que existe una connotación política en la detención e imputación de su defendido.
Sin embargo, manifestó que no sabe qué es lo que motiva lo que llamó “una embestida brutal” contra su representado, ni de donde proviene.

Durante la jornada de este viernes, en el marco del juicio, prestó declaración Daniel Errozarena quien se desempeñaba en el área de administración de la pesquera Poseidón.
El hombre contó las circunstancias en las que es enteró del hallazgo en las cajas de la mercadería que había ingresado hace varios días a la planta y que iba a ser enviada a España en una transacción en la que le pesquera es ajena.

“El langostino no era producción nuestra”, aseguró el trabajador quien agregó que desconoce quién era el comprador ni el origen de la mercadería.
También señaló que en esos días se supo que el langostino era de mala calidad, pero no pudo asegurar quién dio la orden de cambiar las cajas de empaque, previo a la frustrada exportación.

Por último, el hombre reiteró que la mercadería no era propiedad de Poseidón y dijo desconocer el motivo por el que las cajas llevaban el sello de esa empresa.
La manifestación fue realizada ante el tribunal mientras se le mostraba una de las cajas secuestradas que, efectivamente, llevaba el logo de la empresa madrynense.