Así lo definió el secretario general de la Asociación Obrera Textil, José Arenas, en diálogo con Radio Chubut.

El dirigente gremial se refirió en particular a la empresa Soltex, que debe tres quincenas y parte del aguinaldo.
“A veces nos cuesta interpretar a Sebastián Santiago” dijo Arenas en referencia al dueño de la empresa que, según el sindicalista, hipotecó sus bienes con la intención de sacar adelante la empresa pero no puede seguir si no hay una ayuda del estado.
Por eso se tramitó el pago de un subsidio para cada trabajador consistente en 6 cuotas mensuales de 3.000 pesos, con lo cual se estaría equiparando la deuda que se tiene con los trabajadores para sostener los 60 puestos de trabajo que cuya continuidad “pende de un hilo”.
La otra empresa con problemas es Sedamil, que desde hace tres meses tiene suspendido a todo su personal del sector hilandería.
Esas suspensiones vencen a fin de este mes y ahí se sabrá cuál es el futuro de los 107 trabajadores que trabajan en esa parte de la compañía, sobre un total de 456 que están en otras secciones como tintorería y estampado, que por ahora funcionan normalmente.